En Klearfy vamos a explorar a fondo cómo se lleva a cabo el proceso de limpieza hospitalaria, destacando las técnicas, protocolos y desafíos que enfrentan los profesionales de la limpieza en los hospitales.

En el contexto actual, tras la pandemia, la preocupación por la salud pública ha aumentado, aumentando el interés en la limpieza de hospitales como un tema de vital importancia. Mantener ambientes hospitalarios limpios y desinfectados garantiza la seguridad de los pacientes, de los trabajadores de la salud y de quienes visitan estas instituciones.

¿Por qué es importante la limpieza hospitalaria?

Antes de centrarnos en los detalles de cómo se realiza la limpieza de hospitales, primero debemos comprender por qué este proceso es tan crucial. Los hospitales son entornos donde las bacterias, virus y otros patógenos pueden propagarse con facilidad. La presencia de pacientes enfermos los convierte en lugares de alto riesgo de contaminación cruzada.

Una limpieza adecuada ayuda a prevenir la propagación de enfermedades infecciosas y contribuye a mantener un ambiente seguro para los pacientes, el personal médico y los visitantes. Además, la limpieza eficaz puede ayudar a prolongar la vida útil de los equipos médicos y a mantener la reputación y credibilidad del hospital.

Organización de las áreas para procesos de limpieza hospitalaria

Antes de adentrarnos en los diversos métodos de limpieza de hospitales, debemos comprender la clasificación de las diferentes áreas presentes en las instalaciones hospitalarias.

Áreas críticas

Abarcan los sectores, salas o servicios del hospital donde se produce contacto directo con los elementos hospitalarios. En estas áreas se encuentran pacientes graves, personas con enfermedades crónicas o lugares donde se realizan procedimientos invasivos. Algunas de las áreas críticas incluyen: 

  • Quirófanos
  • Unidad de cuidados intensivos
  • Sala de urgencias
  • Laboratorios

Áreas semicríticas

En estos sectores los pacientes pueden permanecer durante períodos prolongados o de manera transitoria, entrando en contacto con el mobiliario. Algunas áreas semicríticas son:

  • Habitaciones para pacientes
  • Almacenes
  • Pasillos 
  • Baños.

Áreas No Críticas

Son aquellos espacios de paso donde las personas no tienen contacto directo con los elementos hospitalarios. Entre las áreas no críticas se encuentran: 

  • Oficinas
  • Salas de espera
  • Zonas exteriores
  • Escaleras 
  • Ascensores.

Esta clasificación permite una mejor comprensión de los diferentes niveles de riesgo y la implementación de protocolos de limpieza adecuados para garantizar la seguridad y la higiene en todas las áreas hospitalarias.

Protocolos y técnicas de limpieza hospitalaria

La limpieza de hospitales no es una tarea sencilla. Requiere de protocolos rigurosos y técnicas especializadas para garantizar la eliminación efectiva de gérmenes y microorganismos patógenos. A continuación, describiremos algunos de los pasos clave que Klearfy sigue en este proceso:

Preparación del área

Antes de comenzar con la limpieza de hospitales es fundamental preparar el área. Esto implica retirar objetos y muebles que puedan dificultar el acceso a las superficies a limpiar. Además, se deben tomar medidas de seguridad como el uso de equipo de protección personal (EPP) por parte del personal de limpieza.

Limpieza manual

La limpieza manual es una parte esencial del proceso, especialmente en áreas de difícil acceso o en equipos médicos sensibles. Se utilizan productos de limpieza y desinfectantes específicos para eliminar la suciedad y los gérmenes de las superficies. 

Desinfección de alto nivel

En algunos casos es necesario realizar una desinfección de alto nivel para eliminar microorganismos patógenos más resistentes como virus y bacterias resistentes a los antibióticos. Para ello, se emplean técnicas y productos especializados, la nebulización de peróxido de hidrógeno o el uso de dispositivos de luz ultravioleta.

Control de calidad

Una vez completada la limpieza y desinfección, se lleva a cabo un proceso de control de calidad para asegurar que se hayan cumplido todos los estándares y protocolos establecidos. Esto puede incluir la realización de pruebas de superficie para detectar la presencia de microorganismos y la inspección visual de las áreas limpias.

Abordando los retos específicos de la limpieza hospitalaria

La limpieza de hospitales conlleva con su práctica una serie de desafíos que deben abordarse de manera efectiva.

Uno de los principales desafíos es la necesidad de mantener un equilibrio entre la eficacia de la limpieza y la seguridad de los pacientes y el personal. Es importante utilizar productos y técnicas que sean efectivos para eliminar los gérmenes sin comprometer la salud de las personas.

Se deben adoptar protocolos de limpieza según la clasificación de cada zona. Las áreas críticas pueden requerir hasta tres limpiezas diarias para mantener altos estándares de higiene. En otras zonas no críticas puede ser suficiente con una sola sesión de limpieza al día.

Además, la disponibilidad de recursos y el tiempo son factores críticos a tener en cuenta. Los hospitales suelen estar en funcionamiento las 24 horas del día, los 7 días de la semana, lo que significa que el tiempo disponible para llevar a cabo la limpieza puede ser limitado. 

En Klearfy entendemos la importancia de mantener ambientes hospitalarios limpios y seguros, y estamos comprometidos en brindar soluciones de limpieza innovadoras y de alta calidad para garantizar la salud y el bienestar de todos. Solicita tu presupuesto ahora y ¡Confía en la limpieza de tus espacios para nosotros!